CerrarEsta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas.

Balance energético, ¿qué es?

¿Qué es?

Conocer el concepto de balance energético y aplicarlo a nuestra vida diaria es quizá el factor más importante y el elemento clave para el mantenimiento de la salud y determinante del peso corporal. Es la diferencia entre las calorías que ingerimos mediante la alimentación y las calorías consumidas para llevar a cabo las funciones vitales del organismo, así como la actividad física diaria y el ejericio.

Para mantener un peso adecuado (sin entrar a valorar factores hormonales y ambientales), el cuerpo debe tener un equilibrio energético entre la energía que ingerimos con los alimentos en forma de calorías con el consumo calórico diario. Un desequilibrio crónico tanto por exceso como por defecto conduce a cambios en la composición corporal alterando principalmente, pero no exclusivamente, el tejido adiposo corporal. Este es el mayor problema en nuestra actualidad, que mediante la alimentación ingerimos más calorías de las que necesitamos y gastamos al día, lo que puede traducirse (y suele) en un aumento del contenido graso y en consecuencia, un aumento de la prevalencia de sobrepeso y obesidad en nuestra población.

Conocer la ingesta y el gasto energético de cada persona es la clave para lograr una dieta acorde con a sus necesidades y así conseguir un peso adecuado. No obstante, no es el único factor que influye en la ganancia o pérdida de peso pero sí uno de los que, en circunstancias normales, nos ayudará a alcanzar nuestro objetivo. Cuando queremos perder peso necesitamos un déficit calórico, es decir, gastar más calorías de las que consumimos mediante la alimentación, por lo que el ejercicio físico junto con una alimentación equilibrada y variada van a ser dos aspectos esenciales y determinantes para el mantenimiento peso corporal, mejora de nuestra salud y para la prevención de enfermedades crónicas como pueden ser la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares en las distintas etapas de la vida.

Conseguir un correcto balance energético es uno de los mayores retos que nos encontramos en nuestro día a día para lograr tener un control de nuestro peso corporal de forma regular.

¿Cómo lograrlo?

Para llegar a conseguir un correcto balance energético, debemos encontrar un equilibrio entre las calorías que ingerimos en nuestra alimentación mediante los alimentos con las calorías que gastamos al día.

El organismo tiene unas necesidades energéticas destinadas a mantener sus funciones vitales básicas, su correcto crecimiento y el nivel de actividad física realizada.

Los alimentos nos aportan los nutrientes que el cuerpo necesita para llevar a cabo dichas funciones adecuadamente. Según la función que desempeñan, podemos clasificar los nutrientes en:

NutrientesCalorías (Por gramo)
Hidratos de Carbono4
Proteínas4
Grasas9
Alcohol7
  • Función energética: hidratos de carbono y grasas
  • Estructural o plástica: proteínas
  • Reguladora: vitaminas y minerales

Por lo tanto, si conocemos la composición de los alimentos, en términos de hidratos de carbono, proteínas y grasas, podemos estimar su valor calórico promedio y así poder buscar un equilibrio junto con la práctica deportiva realizada diariamente. Pero no solo hay que fijarse en las calorías totales del alimento sino también en su composición. Puede que un alimento tenga las mismas o parecidas calorías a otro pero la composición sea muy diferente, aspecto que hay que tener en cuenta a la hora de consumir determinados alimentos.

La energía que gastamos a diario está determinada por 3 componentes:

  1. El gasto del metabolismo basal incluye la energía necesaria para mantener las funciones vitales en condiciones de reposo. No todas las personas tenemos el mismo metabolismo basal, ya que este dependerá de la composición corporal de cada persona.
  2. La termogénesis inducida por la dieta es aquella energía necesaria para llevar a cabo los procesos de digestión, absorción y metabolismo de los nutrientes presentes en los alimentos que ingerimos.
  3. La energía consumida durante la práctica de ejercicio y la actividad física es el componente más variable del consumo total de nuestra energía diaria y dependerá de la composición corporal de cada individuo y de la intensidad, el tipo y duración del ejercicio realizado.

La causa del sobrepeso es multifactorial, pero en la mayoría de los casos, es resultado de un balance positivo, es decir, de una mayor ingesta calórica, la cual se almacena en forma de grasa, aumentando el peso corporal. Por ello, se recomienda comer con moderación y de forma variada para así mantener el peso estable, dentro de unos limites aconsejados, equilibrando la ingesta con lo que se gastamos diariamente mediante la realización de ejercicio físico.

Una de las formas de saber si estamos consumiendo la cantidad de calorías adecuadas es controlando nuestro peso. No obstante puede conducir a engaños, especialmente si hacemos ejercicio físico o trabajo de fuerza. Esto se debe a la composición corporal, ya que a un mismo peso dos personas pueden tener composiciones corporales muy diferentes, por ello es preferible recurrir a la antropometría.

¡Si quieres un estudio en profundidad para conocer tu composición corporal, pónte en contacto con nosotros y te ayudaremos a conseguir tus objetivos!

Discounts

APP DE SEGUIMIENTO

Seguimiento del entrenamiento

NUTRICIONISTA

Servicio profesional de nutrición

FUNCTIONAL TRAINING

Este tipo de entrenamiento busca un óptimo rendimiento muscular.

Contacts

¡TE LLAMAMOS!