CerrarEsta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas.

Obesidad infantil: Aprendiendo a comer

A estas alturas a nadie sorprende que se afirme que estamos alcanzando unos niveles de sobrepeso y obesidad más que alarmantes. Y esto es especialmente preocupante en niños, ya que es en esta etapa de la vida cuando se adquieren unos hábitos tienden a mantenerse en la edad adulta. 

Según la OMS, en todo el mundo, el número de lactantes y niños pequeños (de 0 a 5 años) que padecen sobrepeso u obesidad aumentó de 32 millones en 1990 a 41 millones en 2016. Si se mantienen las tendencias actuales, el número de lactantes y niños pequeños con sobrepeso aumentará a 70 millones para 2025

Según datos de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), en España hay un 19% de menores de edad con obesidad y un 26% de menores con sobrepeso. Cifras que son bastante alarmantes y hay que tener en cuenta que probablemente este porcentaje va a subir. En 1975 el porcentaje de menores con sobrepeso era del 5%


Estos datos, nos sitúan en los primeros puestos a nivel europeo en cifras de menores con sobrepeso, y eso, a la vez compromete la estabilidad del sistema sanitario, y la calidad de vida de las futuras generaciones. Dado que este incremento del sobrepeso lleva consigo un aumento de las principales enfermedades crónicas.

Este incremento, está directamente relacionado con el cambio de hábitos que se han producido en los últimos años. A todo esto hay que sumarle, que la alimentación de los más pequeños ha cambiado de forma drástica, hay un porcentaje importante de las calorías que consumen al día que provienen de grasas (de mala calidad y nocivas para la salud, OJO CON GENERALIZAR) y azúcares (refinados y principalmente añadidos a ultraprocesados)

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

Este incremento del sobrepeso se debe al cambio de hábitos que se ha producido en los últimos años. La tecnología ha avanzado mucho, y los pequeños pasan más tiempo delante de una pantalla, que en la calle jugando, lo que nos lleva al primer punto, el sedentarismo. Hay que sumar a esto, la falta de educación nutricional de la población general y por otro lado, el papel de la industria alimentaria, ya que los alimentos que van destinados para ellos, no son precisamente los más recomendables, si no que alimentos con grandes cantidades de azúcares y grasas no saludables, con la finalidad de hacerlos más palatables.  Los profesionales que nos dedicamos a divulgar acerca de nutrición en muchas ocasiones somos tachados de talibanes, con afirmaciones tan inteligentes como “pues yo de pequeño comía galletas y cola cao todos los días para desayunar y estoy muy sano”. En estos casos lo mejor es hacer caso omiso. Cada uno es libre de dar de comer a sus hijos lo que quiera, nuestro papel es procurar educar en hábitos saludables o,al menos, dotar a la gente de herramientas e información para que luego ellos decidan libremente. Pero la evidencia científica acerca de la correlación entre consumo de este tipo de productos y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares es clara, no hay discusión.

 

¿Cuál es la solución?

La solución es sin duda, intentar inculcar cuanto antes unos hábitos de vida saludables. Y eso se consigue haciendo que los niños realicen actividad física y lleven una alimentación saludable, que les permita disfrutar y cuidarse, para prevenir problemas de salud presentes y futuros.

Ahí van algunos consejos para que los más pequeños de la casa estén totalmente sanos:

  • Adoptar el hábito de comer despacio, masticando bien, facilitando la digestión y en compañía, para que sea más agradable la alimentación.
  • Tener una hidratación adecuada, incluir las 3 raciones de fruta diaria, las 2 de verdura, incluir las legumbres mínimo un día a la semana, el consumo de pescado y de frutos secos. Es normal que haya rechazo a algunos alimentos al principio, pero el paladar se puede educar.
  • En relación al punto anterior, es importante que para introducir alimentos, no se obligue, ni se presione, ni se coaccione o se castigue, esto puede causar que se rechace el alimento. Por lo tanto hay que tener paciencia y exponer de forma repetida el alimento de diferentes formas para que vaya probando diferentes sabores.
  • Evitar las chucherías y la bollería por su bajo aporte nutritivo y alto aporte calórico. No significa negarles el sabor dulce, con un poco de dedicación podemos regalarles unas deliciosas galletas hechas por nosotros con comida de verdad.
  • También es importante tener una higiene adecuada, acostumbrarse a la ducha diaria y lavarse los dientes mínimos 3 veces al día.
  • Fomentar y asegurar un descanso diario importante para rendir bien y para crecer de manera adecuada.
  • Realizar actividad física con algún deporte o actividad física que le guste, le ayudará a sentirse bien, a aprender valores y por supuesto, a hacer amigos.
  • Por supuesto es importante, que los padres sean un ejemplo a seguir , es decir, de nada sirve que al niño se le insista en que consuma con frecuencia fruta y verdura si en casa los padres no las consumen.

Discounts

APP DE SEGUIMIENTO

Seguimiento del entrenamiento

NUTRICIONISTA

Servicio profesional de nutrición

FUNCTIONAL TRAINING

Este tipo de entrenamiento busca un óptimo rendimiento muscular.

Contacts

¡TE LLAMAMOS!